Solemos pensar que la ropa de invierno es más sosa y aburrida que la de verano, pero nada más lejos de la realidad. Con la temporada de invierno siempre tenemos la oportunidad de lucirnos más. Estoy cansada de oir: "Bueno, si el bebé va a ir metido en el cochecito, no se le va aver casi...". Pues entonces, nada, puede ir en pijama. Bueno, a veces si, la verdad.Con los bebés, prima la comodidad, pero también un poco de estética está bien. Es una etapa tan breve, que los padres quieren disfrutar y ver guapos a sus peques.


Para eso en el invierno, podemos utilizar colores pastel, dulces y claritos para los más pequeños. Para los que van en el capazo, podemos ponerles jerseys y polainas en crudo, blanco, gris, camel, verde agua clarito y como no, en los clásicos rosa bebé y celeste. Así los bebés irán calentitos, con conjuntos de bebé tiernos y amorosos. En esa etapa, son muy importantes los sacos para el capazo y las mantitas. En zaidainfantil, somos especialistas en los sacos de punto. Estos son muy confortables para los recién nacidos, además lavan en la lavadora, secan al aire muy rápido y no hace falta plancharlos. Habitualmente suelen abrir por un lateral o por el centro con una cremallera, lo que hace que sean cómodos de usar. En cuanto a las mantas o toquillas, las tejemos en dralón, que es una fibra que tiene importante uso en la confección de prendas para el bebé, debido a que es muy respetuosa con su piel y de gran durabilidad y resistencia. Las mantas se utilizan mucho en los primeros meses de vida para envolver al bebé, e intentar que se encuentre en algo parecido a lo que pudo ser para él el vientre materno. En su mantita el recién nacido se ha de sentir seguro y calentito.
En conclusión, la ropa de otoño-invierno ha de intentar transmitir la calidez de la que carece el ambiente.